Todos los caminos
conducen
a El Edén